martes, julio 01, 2008

EL (PAISAJE) COMO EXPERIENCIA



Uno de los temas recurrentes en la historia del arte es el uso del paisaje como modelo de representación, en los distintos soportes de las artes visuales son planteadas las formas de inscribir, enunciar y dialogar con este modelo, que propone la idea de lugar y no lugar.

El antropólogo francés Marc Auge nos menciona sobre esta idea de espacios donde esos “ no lugares sin historia que afectan nuestras representaciones del espacio, nuestra relación con la realidad y nuestra relación con los otros”, dice. “La identidad se construye en el nivel individual a través de las experiencias y las relaciones con el otro. Eso es también muy cierto en el nivel colectivo. Un grupo que se repliega sobre sí mismo y se cierra es un grupo moribundo", esta idea permite comprender el giro que a tenido el registro del paisaje contemporáneas.

Reunir desde la grafica esta experiencia, permite situar al autor/es con esta idea de lugar de lo acontecido, en ella la mirada de la representación presenta enfoques e interpretaciones que cada artista construye sobre este tema, lo vivido o imaginado.

El paisaje en la historia del arte en chile esta cargado de una retórica ilustrativa con miradas de incursión hacia una modernidad republicana, se presenta en los salones de arte ,museos, galerías y espacios sociales desde comienzos del país con artistas que realizan sus registros como cronistas o cartógrafos de una época . Hoy el paisaje pasa a convertirse de este ideal romántico de lo acontecido, como también ejemplo de grandeza de lo poseído pero también del paisaje de lo perdido.

Una forma de acercarnos al paisaje inmediato es acercarnos a la ciudad y sus representaciones, su emplazamientos y arquitecturas, Calvino nos menciona, "Las ciudades son un conjunto de muchas cosas: memorias, deseos, signos de un lenguaje; son lugares de trueque, como explican todos los libros de historia de la economía, pero estos trueques no lo son solo de mercancías, son también trueques de palabras, de deseos, de recuerdos".

Este paisaje, el de la ciudad y su entorno se vuelve campo de memoria al mismo tiempo lugar y no lugar, con ello la homogenización de la globalización resuelve estandarizar y perder aquellos espacios de dialogo y reconocimiento con el otro, son los lugares serializados, que pudiendo estar en cualquiera parte no conforman campos de identidad, así por otro lado el espacio de los intercambios por excelencia o el lugar de la añoranza la niñez como nuestro paisaje otro, hoy se desvanece .
Este paisaje, el de la memoria, es la invitación de esta muestra, este paisaje, el que habita fuera de estos muros, es el dialogo y el lugar que invitamos a recorrer.

Luis Arias Estrada
Artista Visual
Museo de la Grafica Chillan

Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]





<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]